¡ATENTI! Esta es la fórmula IDEAL para la primavera -ya la amamos-

Para armar con las prendas que ya tenés en casa

Todas las mañanas chequeo el pronóstico con esperanzas de precipitar la primavera. Sé que no soy la única. Durante la temporada de invierno me resigno a pasar frío (por más capas de abrigo que tenga) y soñar con la mejor estación del año.

Era de esperarse que, ni bien entrados en septiembre, los días empezaran a aclarar y el sol a pegar con fuerza.

Los cambios son lentos pero notables y anticipan un par de meses templados con días nítidos. La llegada de la primavera me inspira a vestirme diferente. ¿No les pasa lo mismo?

Me inspira a combinar prendas que normalmente me darían fiaca. Me impulsa a reinventar y mezclar ítems de invierno con otros de verano para llegar a los outfits de media estación.

Una de las claves para vestirse durante la estación más florida es no dejarse engañar por la aparente proximidad al calor. Es evidente que los días son más largos y soleados, pero no por eso vamos a estrenar el guardarropas de verano. Consisten los vientos helados por la tarde y las noches dejan algunos grados más que desear.

¿Cómo solucionarlo? Con la fórmula ideal para la primavera. Esta ecuación se compone de tres prendas que todos tenemos en nuestro haber: polera + falda midi + botas.

Es una combinación sencilla, muy poderosa y versátil. Las faldas midi son de por sí una de las prendas más trendy de los últimos años. Ya sea plisada, de lino, de seda, con estampado de flores, lunares o rayas, la cintura alta y el largo garantizan estilo.

La polera queda a elección de cada una; podrá ser de hilo, de algodón o incluso un polerón tejido. Lo que buscamos con este ítem es equilibrar la falda con algo abrigadito.

En los pies, tus botas favoritas. Cualquiera: las texanas, las de gamuza, las chunky boots, las de taco aguja, las de cordones y las de cuero. Si escapan a tu estilo, no dudes en reemplazarlas por unas zapatillas de tenis o las ugly que más te gusten.

Lo importante será responder a la fórmula con las prendas que tenemos en casa. Si adicionalmente querés sumar accesorios, podrías animarte al cinturón ancho con hebilla protagonista y (¿por qué no?) a un juego de aros y cadenitas dorados. Unos buenos anteojos de sol y estarás lista para tomar ese café al solcito que tanto te gusta.

Qué intento decir con esto: es muy sencillo salir de los looks convencionales sin necesidad de comprar prendas nuevas. Esta fórmula es ideal para los días más frescos de la próxima estación.

Animate a implementarla en casa e incluso a encontrar otras combinaciones que te ayuden a salir de la monotonía que provoca la cuarentena.

Solo bastará un poco de inspiración primaveral y equilibrar prendas frescas con otras más abrigadas para encarar los planes al aire libre que están por llegar.